sábado, 13 de abril de 2013

Receta: New York Cheescake.

HOLA, aprovechando que es fin de semana y que hay más tiempo libre comparto una receta desde mi ventana. Me gusta la cocina y sobre todo me gusta el dulce y para animar la tarde os traigo una receta de tarta de queso al estilo New York o New York Cheesecake.
Tartas de queso hay muchas y yo he hecho varias recetas tanto de elaboración en frío como en horno, pero esta es sin duda de las que más me  han gustado porque es una versión de tarta que se deshace en la boca, queda tremendamente suave y rica, la hice la semana pasada para el cumple de mi padre y quedó buenísima, es fácil y rápida, si os animáis aquí tenéis los ingredientes y los pasos.






 INGREDIENTES:            clic para ampliar



.Para la base:
-Un paquete de galletas tipo María.
-90 gr. de mantequilla o margarina.
-Canela (opcional).
-Chorrito de licor (opcional).

.Para la crema de queso:
-3 paquetes de queso de untar.
-3 huevos.
-Ralladura de un limón.
-1 cucharada sopera de Maizena.
-1 yogurt natural tipo griego.
-Azúcar al gusto (7 u 8 cucharadas soperas según queráis de dulzor)
-Esencia de vainilla (opcional, yo no tenía)

PASOS:

-Hacer la base de galletas triturando las mismas en una triturador o en una bolsa con un rodillo, quedan mejor si tenemos un pequeño accesorio de picar ya que deben quedar tipo polvo, le añadimos la mantequilla o margarina derretida previamente y la canela y amasamos con las manos hasta que quede una masa uniforme y maleable,  la ponemos en el molde presionando bien con los dedos. Después al congelador mínimo una hora o hasta usarla.



-Para el relleno de crema de queso, separamos las claras de las yemas, y mezclamos todos los ingredientes por el orden anterior en un bol hasta que todo quede bien mezclado, excepto las claras. Estas las ponemos en otro bol y las montamos a punto de nieve cuando estén listas las agregamos a la crema con suaves movimientos envolventes sin batir. Así quedará una especie de crema-mousse, lo introducimos en el molde con la base de galletas y al horno, previamente calentado, unos 45 minutos a 180 grados, ésto es algo que depende un poco del tipo de horno, pero cuando ya esté algo dorada la superficie es cuando está.



 Se deja enfriar en el horno sin abrir en ningún momento, más o menos unas 2 horas, después la sacamos a temperatura ambiente y dejamos otra media hora y cuando esté totalmente fría a la nevera unas 5 horas, este proceso es importante para que la textura de la tarta quede cremosa. Después cubrir la tarta con salsa de arándanos, fresas o dejarla tal cual. A mi me gusta ponerle mermelada de fresas o arándanos triturada previamente para que sea más fina. Es mejor degustarla de un día para otro. Y ahora el resultado final.............



y aquí ya va quedando menos.............



pero os dejo un trozo..............


 ummmmmmm la textura es increíble.................
     Espero que si no conocíais la receta os haya gustado, pero lo mejor de todo es que os guste el sabor si la hacéis. 
Si sois amantes de las tartas de queso ésta seguro que os encanta. Ya me contaréis.
Un abrazo.